Trabajar de lo que más te gusta y te apasiona no tiene porque ser tan complicado. Los siguientes pasos te darán el empujón que necesitas para decidirte a emprender de una vez por todas.

Si hay algo que impulsa el crecimiento económico de cualquier nación, es su fuerza emprendedora. En el caso de México, el sector Pyme aporta el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y genera 7 de cada 10 empleos.

“Aún con todos sus obstáculos, México atraviesa un gran momento para la creación de nuevas empresas, sería un error desaprovechar esta gran oportunidad de capitalizar nuestros sueños y vivir de lo que nos apasiona a través de un negocio rentable a largo plazo”, comenta Lisa Milton, CEO y fundadora de AZAP“Por otro lado, dejar de lado nuestros proyectos puede provocar un estancamiento en nuestro entorno profesional y personal”, puntualizó.

Lisa recomienda 5 pasos que todo emprendedor debe dar para comenzar a vivir de lo que más le apasiona:

1. Siéntate, habla contigo mismo y reflexiona

Uno de los mitos más comunes alrededor del emprendimiento es que “no es para todos”. Aunque, esta idea sólo aumenta el temor de no atreverte a vivir de lo que más te gusta hacer. Evidentemente, se requiere de un carácter fuerte, mucho sacrificio y horas sin descanso, pero al final (y después de un tiempo largo), estarás en un estado de satisfacción con tu decisión de libertad económica y financiera.

2. ¿Estoy segura que esto me apasiona?

No saber diferenciar hobbies y pasiones es un error bastante común que ha frustrado la carrera de muchos emprendedores. Por eso es muy importante aprender a diferenciarlo: una cosa es lo que te ayuda a despejarte de tus actividades y otra muy distinta lo que te mantiene activo, lo que te desafía o llena personal y cognitivamente. Responder a esta pregunta te dará una visión mucho más clara para empezar a labrar tu camino.

3. ¡No descartar ninguna opción!

Si lograste identificar más de dos cosas que te apasionan, no te preocupes, vas por el camino correcto. Will Spong, profesor en la Universidad de Austin, Texas, aconsejaba a sus alumnos dedicar el tiempo suficiente a cada una de sus diferentes pasiones hasta llegar al punto donde “hablarán entre ellas mismas”. Esto te dará una idea mucho más aterrizada y concreta en lo que podrías empezar a dedicarte.

4. Hora de armar un plan

Ahora que cuentas con una idea más clara de lo que quieres hacer, no te costará trabajo poner manos a la obra para empezar a armar tu plan de negocios. Desarrolla a profundidad tu idea con su misión, visión, así como objetivos. Recuerda identificar perfectamente tu target, proyecciones financieras, evaluación del mercado, presupuestos, costos de operación, entre otras tareas estrategicas. Este paso también incluye todos los registros de marca/nombre que incluye el alta en hacienda de tu negocio.

5. Poner a prueba el potencial de tus ideas

Es hora de mostrar tu idea a potenciales socios e inversionistas. No descartes checar todas las opciones de préstamos crediticios y arrendamientos; toma en cuenta a los capitalistas de riesgo o donaciones. Encuentra la manera de exponer la oferta de tu producto o servicio en foros, exposiciones, eventos. A partir de ahora tu nuevo trabajo es ser el principal embajador de tu marca