El 77% de las personas infieles admiten que el usar cubrebocas les beneficia en sus citas extramatrimoniales

El uso de cubrebocas es una de las primeras medidas de salud dictadas por las autoridades para evitar el contagio de Covid-19 y aunque hasta ahora pensábamos que ese era su único uso, parece que un grupo le ha encontrado otro curioso beneficio.

De acuerdo con el último estudio de Gleeden, sitio de encuentros extramatrimoniales pensado por y para mujeres, realizado entre más de 8 mil 500 usuarios, el 72% de los infieles admite que usar un tapabocas es una bendición para encontrarse con su amante de manera discreta.

Y es que de acuerdo con los usuarios encuestados, además de protegerse contra el virus, “usarlo también ofrece la posibilidad de caminar por la calle de incógnito”. De hecho el 57% cree que ahora es más fácil encontrarse con su amante en un lugar público.

En este sentido, Gleeden citó un estudio reciente del Centro de Investigación de la Visión de la Universidad de York en Toronto publicado por el New York Times, el cual señala que “el cubrebocas dificulta enormemente la capacidad de reconocer rostros y, a veces, hace que sea imposible de identificarlos”.

Otros datos revelados por el estudio son:

  • El 77% de los infieles admiten que el usar cubrebocas les beneficia en sus citas extramatrimoniales.
  • El 51% incluso se atreve a tener una cita cerca de su lugar de trabajo y el 2% cerca de su casa.
  • El 34% de los encuestados admite que le gustaría que la obligación de usar tapabocas se prolongara el próximo año.