Para muchos el home office llegó para quedarse y algunas empresas comienzan a evaluar sus necesidades de espacio, entonces: ¿qué pasará con el regreso a las oficinas, incluso después de la vacunación?

Sin duda, las oficinas físicas son símbolo de identidad y pertenencia de las empresas, pues es el lugar donde se fomenta el trabajo en equipo y se busca potencializar las habilidades de los colaboradores y su productividad; sin embargo, ahora, se debe pensar, también, en un rediseño del espacio que cumpla con las medidas de seguridad, higiene y distancia entre el personal. 

  1. Actualmente en los distintos segmentos de la construcción existe una tendencia de iluminación, donde se vuelve relevante la búsqueda de la salud, confort visual, sincronía con el ritmo circadiano, incluso la intención de favorecer un entorno emocionalmente positivo y las oficinas no son la excepción.
  2. Toma en cuenta el de las oficinas, esto permitirá contar con niveles adecuados de iluminación en cada zona. Hay que enfocarse primero en las áreas de trabajo y después, en las comunes.
  3. Establecer un adecuado balance donde no exista un elevado nivel de contraste entre el nivel de iluminación presente en los planos de trabajo de los usuarios, respecto a las circulaciones, muros o plafones.
  4. Toma en cuenta las entradas de luz natural,el tipo de actividades que se realizarán en cada área y el acondicionamiento del lugar.
  5. Considerar que el diseño de iluminación contribuye notablemente al cumplimiento de distintas necesidades esperadas en los ambientes de oficinas: la concentración, comunicación, estimulación de procesos creativos, orientación espacial, creación de imagen corporativa.
  6. Otra opción es emplear sistemas de control de iluminación, con estos, además de eficientar la energía podrás programarlos para que se autorregulen de acuerdo con la cantidad de luz natural que haya en los espacios. Con ello, evitar alteraciones en el ritmo circadiano, lo cual aporta mayor bienestar a los usuarios.
Fuente: Construlita