Las gigantes alemanas Bayer y BASF deberán pagar 265 millones de dólares a Bill Bader un agricultor que denunció que su pesticida había destruido sus cultivos.

Bader aseguró que ambas empresas animaban a los agricultores a utilizar de manera irresponsable el dicamba, un pesticida controvertido pues tiene a matar los cultivos en los campos vecinos de donde se utiliza.

Ahora, el tribunal federal de Cape Girardeau, en Misuri, dictó que ambas empresas deben indemnizar al agricultor con la suma ya mencionada. La decisión llega luego de que Bayer fuera condenada por un jurado en California a pagar 290 millones de dólares a un jardinero al que no se le informó sobre los riesgos del RounfUp, otro pesticida que aparentemente lo enfermo de un cáncer incurable.

Bayer asegura que el dicamba es inocuo para los cultivos si los agricultores siguen las instrucciones, anunció en un comunicado el lunes que tenía intención de apelar la sentencia «lo antes posible».

BASF también quiere «utilizar todos los medios legales a disposición» para impugnar el fallo, dijo el lunes un portavoz de la compañía.