Muchas personas se encuentran en la búsqueda de empleo, por inicio de año, nuevos retos laborales o lamentablemente por la pandemia. En esta búsqueda, es posible que al postularse a una vacante, se puedan cometer errores que nos alejen del puesto deseado.

Así como existen errores, hay formas de evitarlos, checa estos ejemplos:

1.- Postularse a una vacante no acorde al perfil

De acuerdo con Edgar Rojas, director nacional de Adquisición de Talento Gtupo Afrcco, el error más sobresaliente que los candidatos cometen es aplicar a vacantes a las que no están relacionados en habilidades, años o áreas de experiencia que solicita la empresa.

Por ejemplo, alguien que está comenzando su vida profesional, es importante que analice de qué manera su perfil se ajusta a las necesidades que la vacante describe. En caso de no encontrar alguna, es mejor ser paciente, refinar la búsqueda, incluso en lugares o ciudades que antes no habías contemplado.

2.- Proporcionar información errónea de contacto

Si bien parece uno de los detalles más básicos y sencillos, este es uno de los motivos por los que en ocasiones los reclutadores no pueden contactar a los candidatos. Revisa que cada número y letra de tus datos, teléfono y correo electrónico, sean los correctos.

3.- No pensar que hay más candidatos

Existen vacantes con alta demanda en las que los reclutadores requieren de mayor tiempo para elegir a un candidato, ya sea por su grado de especialización, su dificultad por dar con el perfil adecuado o porque en ocasiones los empleadores quieren agotar todas las opciones disponibles en ese momento para mapear al talento del mercado laboral. Por ello, lo mejor es postularse a diversas vacantes que se ajusten a nuestro perfil profesional.

Para evitar caer en lo anterior, Rojas señala que, lo primero que se debe tomar en cuenta al realizar una búsqueda empleo es revisar que las vacantes se ajusten a nuestros conocimientos y habilidades. Por ejemplo, de nada sirve postularse si no se cumplen con requisitos como el nivel de escolaridad, la experiencia requerida o el uso básico de software para ejecutar tareas específicas.