El estudio realizado apunta que existen tres picos importantes que marcan las etapas del ciclo de la vida de una persona

Juventud, efímero y preciado tesoro que anhelamos nunca perder, lo cierto es que nunca volveremos a ser tan jóvenes como lo somos en este momento. Llevar una vida saludable siempre ayudará para darle a nuestro cuerpo un aspecto saludable y favorable que incluso puede engañar a los demás sobre nuestra edad, sin embargo el tiempo no pasa en vano y de acuerdo con la ciencia, la juventud se termina a los 34 años.

De acuerdo con un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, pasados los 34, nuestro cuerpo baja significativamente la producción de ciertas proteínas.

“Las proteínas son los caballos de batalla de las células que constituyen el cuerpo, cuando sus niveles son relativos sufren cambios sustanciales, significa que tú también has cambiado”, apuntaron.

Los expertos explicaron que aunque en el pasado se creí que los cambios que nos llevan a envejecer se daban poco a poco y de manera constante y uniforma, el estudio realizado apunta que no es así, sino que tiene tres picos importantes que marcan las etapas del ciclo de la vida de una persona: la edad adulta joven, la edad media tardía y la vejez.

Para llegar a esta conclusión se analizó el plasma (parte de la sangre sin células) de 4 mil 331 personas, de entre 18 y 95. Los resultados identificaron que los tres puntos mencionados, es decir, donde los niveles de proteínas experimentan cambios repentinos, es a los 34, 60 y 78 años.