La piel del rostro está más expuesta a la suciedad, virus, hongos y bacterias, los cuales pueden adherirse a los cosméticos

Como sabemos, las medidas de higiene se han vuelto primordiales para evitar la propagación del brote de Covid-19. Una de las principales vías de propagación de este virus es a través del contacto con superficies y objetos contaminados.

Tomando en cuenta lo anterior, es lógico preguntarse si nuestros artículos de belleza, como brochas o maquillaje, pueden exponernos al contagio.

Los expertos del Programa Belleza y Bienestar  de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec) afirman que la piel del rostro está más expuesta a la suciedad, virus, hongos y bacterias, los cuales pueden adherirse a los cosméticos si no tienes las precauciones necesarias.

Es por ello que aconsejan lavar las brochas, pinceles, esponjas y toda herramienta usada para aplicar maquillaje cada semana o cada quince días, ya que estos objetos están en constante exposición al polvo, a la contaminación y a otros microorganismos.

¿Que se necesita?

  • Sproducto especializado para limpiar tus brochas: pues este las limpiará adecuadamente y cuidará el pelo de la misma.
  • Si no has encontrado el limpiador especializado, puedes usar jabón para manos: elimina restos de maquillaje e impurezas.
  • Aceite de oliva: acondiciona y restaura el pelo de la brocha.
  • Toalla: o servilletas gruesas de papel

¿Cómo hacerlo?

  1. Si cuentas con un producto especializado para limpieza de brochas, lee las instrucciones de la etiqueta y listo.
  2. Si no, coloca en un recipiente un poco de shampoo, de preferencia que sea neutro.
  3. Es necesario usar agua tibia y mantener la brocha en posición vertical, evitando que el agua suba al resto del mango.
  4. Es preferible que las cerdas sean las únicas en dónde se aplique el shampoo, después da brochazos suaves de forma circular hasta hacer espuma, repite una y otra vez hasta eliminar toda la suciedad.
  5. Retira el exceso de jabón y enjuaga la brocha con agua tibia, asegúrate que no queden residuos.
  6. Deja escurrir el exceso de agua y pon a secar la brocha sobre una toalla o servilleta de papel, entre 24 y 48 horas y si puedes que las cerdas queden hacía abajo.
  7. Si deseas limpiar los labiales y polvos compactos, lo recomendable es asear con una toalla la superficie del empaque del producto, luego rocía un poco de solución desinfectante y después déjalos secar.