Cinco vacunas contra la morosidad - Mujer Ejecutiva

Por Ivette Estrada

La cartera vencida es responsable de cuatro de cada 10 despidos en las pymes durante la pandemia del Covid-19, además de pérdidas económicas, altos gastos de gestión, menos rentabilidad y solvencia propia, así como gastos no cuantificados como pérdida de tiempo y desgaste profesional y afectaciones a la reputación empresarial.

 “Si consideramos que sólo en el sector bancario mexicano, durante el primer trimestre, se cuantificaron 50,846 millones de pesos en cuentas sin pagar, se infiere que para una Pyme la insolvencia puede representar el cierre de operaciones”, dijo Alan Ramírez Flores, CEO de Coperva, empresa de recuperación de cartera vencida.

 ¿Existen vacunas para esta pandemia? vacunas es vacunas por vacunas

Como en los grandes males, la prevención es más efectiva y menos costosa para combatir la morosidad. Estas son las cinco principales vacunas:

  1. Envío inmediato de facturas. Cuando tales documentos se retrasan, el mensaje implícito para el deudor es que el pago puede esperar. Inclusive, al tenerse un presupuesto restringido, tal como ocurre durante una crisis como la actual pandemia de Covid-19, “uno de los criterios que prevalecen para identificar prioridades es precisamente la puntualidad de facturación”, dice Ramírez Flores.
  2. Dar seguimiento. Los pagos no es algo que deba dejarse al azar. Conviene cerciorarse de que la factura se recibió y está correcta. También indagar cuándo se pagará y en qué forma. “Aunque parezca increíble, a veces un pago suele retrasarse por no tener actualizadas las cuentas bancarias de la empresa a la que se adeuda”, refiere el directivo.

►TE PUEDE INTERESAR► Las 10 mejores ciudades para vivir en el mundo

  1. Establecer políticas de crédito y cobranza. Esto debe darse a conocer a clientes y proveedores para evitar mal entendidos. Debe incluirse una cláusula de penalización por atrasos de pago. “De esta manera se fortalece la percepción de seriedad de la compañía y tal condición redunda en un mayor cumplimiento de las obligaciones de las partes interesadas”, aseguró el también autor de Liderazgo para todos.
  2. Brindar alternativas de pago. ¿Es posible pagarlo en efectivo, cheque, transferencia bancaria, con otra moneda? Al establecerlo desde el principio se facilita la cobranza. “También es importante estar abiertos a alguna propuesta de los deudores para analizar cuál es conveniente para ambas partes. La flexibilidad puede representarse, incluso, con dos o más instituciones bancarias para facilitar que se cumplan los compromisos”.
  3. Actualizar los registros. En todo momento conviene mantener actualizado el registro de Clientes y servicios, establecer un calendario con toda la información necesaria, como número de factura, monto, plazo, medios de contacto y otros. “Los morosos encuentran en el desorden un gran paraíso para retrasar los pagos y caer en insolvencia. Cuando el acreedor tiene un registro detallado de sus deudores, se reduce sustancialmente la insolvencia”, refiere el CEO de Coperva.

El especialista mencionó que la recuperación de cartera puede minimizarse si no existen silos en los departamentos de crédito y cobranza. “Querer vender más, a costa de lo que sea, limita la efectividad de políticas y prácticas de cobranza”.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.