7 de cada 10 desempleados a causa del COVID-19 fueron mujeres - Mujer Ejecutiva

De los 2.1 millones de empleos que aún deben recuperarse, según el Inegi, 1.5 millones corresponden a mujeres

La desigualdad de género en el ámbito laboral se agudiza en la etapa post-pandémica, según aseguró la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El «Avanzar en la reconstrucción con más equidad: Los derechos de las mujeres al trabajo y en el trabajo, en el centro de la recuperación de la COVID-19«, apunta que en el futuro próximo, las desigualdades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral continuarán agudizadas por la pandemia de COVID-19.

Según la OIT, las mujeres han sufrido una pérdida de empleo e ingresos desproporcionada, debido a su excesiva presencia en los sectores más afectados, como los servicios de alojamiento y servicio de comidas y el sector manufacturero.

La afirmación ha sido secundada por Mauricio Reynoso, Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), quien citando al Instituto Nacional Electoral (Inegi) recordó que siete de cada 10 desempleados a Causa del COVID-19 fueron mujeres:

«Para el caso mexicano, es innegable que las mujeres han llevado la peor parte en términos de la pérdida de empleo producida por la pandemia. Siete de cada 10 desempleados a causa de la COVID-19 fueron mujeres», dijo.

Además, en ellas recae el mayor peso de las tareas domésticas, siendo el cuidado de los hijos que no han regresado a clases presenciales el factor principal que ha demorado su vuelta al mercado laboral.

«De los 2.1 millones de empleos que aún deben recuperarse, según el Inegi, 1.5 millones corresponden a mujeres. Las autoridades y las empresas debemos trabajar juntas para revertir esta tendencia, pues cuando más dure esta situación desfavorable a las mujeres, un mayor número de ellas abandonará el mercado laboral de forma permanente. Si esto sucede, no sólo pierden ellas y sus familias, sino también el país en su conjunto», sostuvo Reynoso.

A través de un comunicado, la Amedirh recordó que no todas las regiones se han visto afectadas del mismo modo. Al respecto expone que las Américas experimentó la mayor pérdida de empleo femenino a consecuencia de la pandemia (-9,4 por ciento).

«En la recuperacion pospandémica, una acción indispensable e impostergable es adoptar políticas con perspectiva de género. De no hacerlo así, la pérdida desproporcionada de empleos para ellas continuará en los cruciales meses siguientes», señala el director general de Amedirh.

Algunas recomendaciones a considerar en las estrategias sugeridas por el organismo internacional, son:

  • Invertir en la economía del cuidado de la fuerza de trabajo.
  • Trabajar por el acceso universal a una protección social integral, adecuada y sostenible para todos.
  • Promover la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor.
  • Erradicar la violencia y el acoso del mundo del trabajo.
  • Promover una mayor participación de las mujeres en los órganos de decisión, el diálogo social y las instituciones de los interlocutores sociales.