El confinamiento que buscaba reducir el número de contagios fue uno de los principales motivos que implicaron la pérdida masiva de empleos

La crisis económica derivada de la pandemia habría dejado sin trabajo a cerca de 34 millones de personas en América Latina (AL) y el Caribe en la primera mitad del año, según estimó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la nueva versión de su informe Panorama laboral en tiempos de COVID-19.

De acuerdo con el reporte, el confinamiento que buscaba reducir el número de contagios fue uno de los principales motivos que implicaron la pérdida masiva de empleos.

Asimismo, apuntó que estos resultados hacen de la región la más afectada a nivel mundial en términos de horas trabajadas e ingresos laborales. Además, los sectores de la población más afectados son las mujeres, los jóvenes y las personas dedicadas a trabajos informales.

“Resulta aún más problemático al considerar que los ocupados informales, mujeres, jóvenes y de menor nivel educativo son los que, en general, han experimentado con mayor intensidad la pérdida de un empleo”, resaltó el organismo.

En este sentido añadió que la recuperación económica podría traer consigo un atraso en lo relacionado a igualdad laboral; un tema que ya había sido abordado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual señaló que la pandemia ha puesto en peligro el avance de las mujeres en los últimos 30 años.

TE PUEDE INTERESARCOVID-19 AMENAZA CON AMPLIAR BRECHA DE GÉNERO: FMI

A estas complicaciones se suma que, como las mujeres son mayoría en los “servicios sanitarios y sociales, ellas están desproporcionadamente expuestas a riesgos de contagio y/o a la extensión de las jornadas laborales”, dijo la OIT.