Enseñar finanzas personales a los más pequeños no tiene por qué ser aburrido, intenta exponerlos a situaciones cotidianas

Enseñarle a tus hijos a tener finanzas sanas es sembrar en ellos un estilo de vida que les permitirá cosechar un futuro estable. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), hablar con los niños de educación financiera no tiene por que ser complicado.

De hecho, no es necesario entender complicadas ecuaciones o similares; sino que se trata de enseñar a los más pequeños el valor del dinero y que ganarlo conlleva trabajo. Para ejemplificarlo se puede mostrar cómo planificar compras o evitar gastos innecesarios.

TE PUEDE INTERESAR5 CONSEJOS PARA FOMENTAR EL AHORRO EN LOS NIÑOS

Según Gerardo Obregón, fundador y director general de Prestadero.com, lo mejor es exponer a tus hijos situaciones cotidianas, por ejemplo:

Vocabulario financiero: la primer recomendación del director es hacer que tu hijo se familiarice con las palabras ingreso, gasto, ahorro. Para ello explícale el significado de cada una.

Con el ejemplo: los niños son como esponjas y aprenden con lo que ven; es por ello que la forma en que los miembros de la familia manejan el dinero y toman decisiones en conjunto repercutirá en ellos.

Ejercicios reales: lo más probable es que des a tu hijo alguna mesada o “domingo” para que lo gaste en dulces, comida u otro gusto. Es importante que de vez en cuando, si el menor quiere algo más como un juguete que implica más dinero, ahorre esta suma hasta conseguir suficiente dinero para pagar ese artículo.